Reclamo internacional tras detención de Rocío San Miguel

Reclamo internacional tras detención de Rocío San Miguel

La detención de la activista de derechos humanos y presidenta de la ONG Control Ciudadano, Rocio San Miguel ha generado múltiples reacciones tanto dentro como fuera de Venezuela.

San Miguel quien es reconocida por sus conocimientos en temas militares y de seguridad nacional, y tener una amplia experiencia en consultoría y asesoría para organismos como las Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos fue detenida el viernes 9 de febrero en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, en Caracas, pero se supo de su detención el sábado en la noche, la cual fue confirmada el domingo por la tarde por el Fiscal General Tarek William Saab.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) fue uno de los primeros organismos internacionales en reaccionar ante la detención de San Miguel señalando en una publicación en X que la activista es beneficiaria de medidas cautelares e instó al Estado venezolano a respetar  sus garantías judiciales y presunción de inocencia».
El 18 de enero de 2012 la CIDH otorgó medidas cautelares a favor de Rocío San Miguel y su hija, en Venezuela. En la solicitud se alegó que para la fecha Rocío San Miguel estaba siendo objeto de hostigamientos y amenazas, incluyendo amenazas de muerte proferidas en su domicilio, en razón de las actividades que desarrolla como parte de la organización no gubernamental Control Ciudadano. Alegó además que las autoridades no habrían realizado investigaciones sobre la procedencia de tales amenazas y actos de hostigamiento, y que no habrían adoptado medidas destinadas a garantizar su vida, integridad y seguridad. 

El pedido del organismo se suma al de más de 200 organizaciones y 415 miembros de la sociedad civil de Venezuela, quienes han rechazado la «detención arbitraria» de la activista.

Amnistía Internacional pidió la libertad «inmediata e incondicional» de San Miguel, así como el respeto a sus derechos .

Estados Unidos afirmó estar «profundamente preocupado» por la detención de la activista venezolana Rocío San Miguel y urgió a la administración de Nicolás Maduro, a cumplir con los acuerdos para mejorar la democracia en el país.

John Kirby, portavoz de la Casa Blanca, indicó que el Ejecutivo estadounidense está siguiendo de cerca el caso de San Miguel. 

«Estamos profundamente preocupados por esto. El señor Maduro necesita cumplir con los compromisos que hizo a finales de otoño sobre cómo va a tratar a la sociedad civil, a los activistas, a los partidos de la oposición e incluso a aquellos miembros de la sociedad venezolana que quieran postularse a un cargo. Tiene que cumplir con esos compromisos», manifestó el portavoz.

Kirby se abstuvo de decir cuál podría ser la respuesta de Estados Unidos ante la detención de San Miguel y otras acciones del Gobierno venezolano.


Por su parte la Misión Internacional Independiente de la ONU para Venezuela también expresó su preocupación por la detención y desaparición de la defensora de derechos humanos venezolana Rocío San Miguel, y pidió al Gobierno que ponga fin a la ola de represión contra los opositores.

«No se trata de incidentes aislados, sino de una serie de hechos que parecen formar parte de un plan coordinado para silenciar a los críticos y a quienes se percibe como opositores», advirtió en un comunicado la presidenta de la misión,  Marta Valiñas.

La líder opositora venezolana María Corina Machado pidió este miércoles a la comunidad internacional «imponer más consecuencias a la represión» por parte del Gobierno de Nicolás Maduro.

La Justicia venezolana justificó el arresto de la activista alegando que «aparece textualmente mencionada» en una orden de operaciones de la trama conspirativa denominada ‘brazalete blanco’, con la que, según el Fiscal General Tarek William Saab, se pretendía atentar contra Nicolás Maduro y otros altos funcionarios.

No Comments

Post a Comment