Relator de la ONU: La desnutrición infantil y el hambre persisten en Venezuela

Relator de la ONU: La desnutrición infantil y el hambre persisten en Venezuela

Tras culminar una visita de dos semanas en Venezuela para evaluar la situación alimentaria, el relator especial de Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación, Michael Fakhri, aseguró que persisten varios factores internos y externos que hacen perennes la inseguridad alimentaria en el país como por ejemplo la hiperinflación que limita el poder adquisitivo de los ciudadanos.

Niños con hambre

Fakhri, experto libanés independiente que aseguró no hablar en nombre de la ONU indicó que a pesar que existen alimentos disponibles, las personas no tienen los recursos financieros para adquirirlos ya que son muy costosos. Aseguró que los más afectados por la inseguridad alimentaria son los niños menores de 5 años y las mujeres lactantes con bajo peso, igualmente expresó su preocupación por la seguridad alimentaria de los privados de libertad en Venezuela.

“ Las personas están preocupadas por sus hijos y hay una situación con los niños por debajo de cinco años que no están teniendo una alimentación apropiada y esto va a tener repercusiones sobre su capacidad y desarrollo cognitivo y físico”. Casi el 82 % de los venezolanos vive en la pobreza en términos de nivel de ingresos, y el 53 % está expuesto a la pobreza extrema, con ingresos insuficientes para adquirir una canasta básica de alimentos. La situación también se ve agravada por el precio del combustible y la falta de electricidad y agua potable”.

Los CLAP, como chantaje social

Durante la presentación de su informe Fakhri aseguró que según la administración de Nicolás Maduro, 7,5 millones de personas reciben una bolsa del programa denominado Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) al menos una vez al mes. No obstante, constató que este mecanismo de alimentación creado por Nicolás Maduro, cada vez recibe más críticas, entre ellas la “incoherencia” en la entrega.

“La frecuencia del suministro en zonas remotas, así como su falta de valor nutricional y calidad. He oído con frecuencia que se niegan las bolsas del CLAP a personas que se consideran críticas o que expresan opiniones políticas alternativas”, afirmó Fakhri.

Aunque reconoció que el CLAP “tenía buenas intenciones como ayuda humanitaria temporal” este, “se ha vuelto susceptible al clientelismo político y no aborda las causas profundas del hambre y la desnutrición en Venezuela ni cumple las normas sobre el derecho a la alimentación”.

Preocupa el futuro de Venezuela

El relator de la ONU para la alimentación indicó que la situación de inseguridad alimentaria que vive Venezuela ha llevado a las familias a “utilizar mecanismos negativos para hacer frente a la situación así que ellos reducen el tamaño de las raciones, o se saltan comidas o compran alimentos poco nutritivos”.

Fakhri agregó que la crisis ha resquebrajado a las familias venezolanas llevándolas a cometer actos cuestionables y en muchos casos criminales  como la separación familiar, el trabajo infantil, la explotación sexual, la violencia física y los abusos. “El futuro de Venezuela está en juego. Los niños suelen ir a la escuela sólo cuando se les sirve comida”.

En rueda de prensa desde Caracas afirmó que la falta de datos oficiales dificulta la capacidad del gobierno para atender las necesidades de los venezolanos.

Al ser consultado sobre las sanciones impuestas a la administración de Maduro, el relator de la ONU instó a la comunidad internacional a que revise y levante las sanciones impuestas a Venezuela, incluyendo las sanciones secundarias contra terceros por considerar que limitan el presupuesto para la adquisición de alimentos.

Fakhri, que publicará su informe final en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en marzo del año próximo visitó Caracas y los estados Anzoátegui, Miranda, Sucre y Zulia, donde sostuvo encuentros con representantes de alto nivel de la administración de Nicolás Maduro y miembros de la sociedad civil.

No Comments

Post a Comment