la corrupción de la falta de rendición de cuentas

La mayor relevancia democrática es la rendición de cuentas, de quien, como funcionario, está obligado a cumplir tareas para garantizar los derechos humanos de los ciudadanos. Está responsabilidad está vinculada con el control del poder, para prevenir y evitar sus abusos, y someterlo a normas y reglas de conducta.

Así como un empleado rinde cuentas a su jefe, la autoridad pública rinde cuentas a la comunidad. De allí que, si tuviéramos un buen gobierno transparente, explicaría sus acciones a la sociedad, logrando responsabilizarse de sus actos y garantizar la eficiencia administrativa.

Nada de eso ocurre en Venezuela.

Si tomamos como ejemplo el desempeño del Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno (http://www.presidencia.gob.ve/Site/Web/Principal/paginas/classEntes.ph

), se constata que tiene treinta y dos (32) órganos bajo su control, con lo que se comprueba que la rendición de cuentas de estas instituciones resulta absolutamente imposible de controlar por el ministro y menos por el presidente de la República.

Si este es el Despacho de Seguimiento de la Gestión de Gobierno del presidente e de la República, cuantos serán en número de entes y órganos de los diferentes treinta y tres (33) ministerios.

Nadie sabe qué hace cada quien, ni hemos escuchado rendición de cuentas de esta gigantesca maquinaria burocrática que conforma el Poder Ejecutivo.

Se “olvidan” que todos los ciudadanos tenemos derecho a recibir la información de lo que hacen y cumplen los funcionarios al ejecutar sus presupuestos ante el deber de justificar el ejercicio de poder.

Toda la información disponible se limita a contar lo que hacen las “autoridades” en visitas y declaraciones, referidas siempre hacia lo que harán en el futuro, como es el caso de las ahora llamadas 7 transformaciones (7T) en el que se les pide a las personas que digan en Asamblea, cuáles son sus propuestas, después de estar al frente del poder político por más de 24 años.